La idea está concebida desde la cultura.

El poeta de “La Hamaca”, Diego Vicente Tejera, vivió en la emigración, al igual que muchos cubanos, donde participó en la causa “independentista”. Desde el Club San Carlos en Cayo Hueso, se manifestó como socialista utópico, llegando a ser el primer creador en Cuba de un partido de este carácter, su duración es escasa y poco conocida. La fatalidad de enfrentarse a los anarquistas y la ilustre figura de Enrique José Varona, terminó por disolverlo.

 

A continuación le llevaremos al lector palabras pronunciadas por el poeta en las conferencias impartidas en San Carlos:

Tendremos, pues, en Cuba, según toda probabilidad, dos grandes partidos políticos, que sabe Dios con que nombre más englobando respectivamente las tendencias progresistas y reaccionarias, concurrirán a la obra gigantesca de darnos buena Constitución y buenas leyes. Justo y natural y bien puede el trabajador, el obrero, según su temperamento, afiliarse aquí o allí… Pero tenga entendido el obrero cubano que ni liberales ni conservadores resolverán su problema capital, que ni siquiera intentarán resolverlo y … no se acordarán del oscuro proletario sino para tomarlo por escabel, en cambio de promesas cuanto más halagadoras más falaces”

 

“el obrero a de pelear por si mismo su batalla, abiertamente en pleno día, dode quiera y en cualesquiera condiciones que se encuentre, asílo comprueba el mismo conocimiento de la historia de sus agitaciones Europa”

 

“Quien sabe? Acaso el Partido Socialista surja mañana con  justísima razón y con vigor extraordinario. Cuba, según indicios hartos elocuentes por desgracia, va a ser sometida a una exploración de distinto género, pero más dura para el cubano que la del pasado. El Capitalismo, y un capitalismo extranjero, se organizará en esta rica y virgen triade la manera más incontrastable y odiosa: el trust. Entonces, cundo nuestros ferrocarriles, nuestros ingenios , nuestras vegas, nuestras fábricas, toda haya pasado a manos de ese capitalismo, tanto más exigente y soberbio cuanto se sentirá amparado de su explotación por poderosos gobiernos extranjeros, cuando los cubanos todos, proletarios y no proletarios dependamos de en absoluto de esos que todos lo tendrán y no seamos directa o indirectamente  sus asalariados… (¿Quién sabe?) Acaso el partido socialista aparezca como la fuerza salvadora, como un solo elemento cubano capaz de medirse con el monstruo y traerlo a capitulación.

      

Generación XC.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s