#Cuba al Clásico Mundial: ausencias y expectativas.

por Joel García León

No ha existido nunca en Cuba una opinión unánime luego de la integración de un equipo de béisbol de cara a certámenes internacionales, por tanto lo sucedido con la nómina anunciada para el III Clásico Mundial volvió a levantar comentarios, críticas, apoyos, cuestionamientos y una infinidad de interrogantes, muchas de las cuales no tendrán respuesta hasta el final de la actuación de nuestros peloteros en el magno evento.

Sin duda, las ausencias de Ariel Pestano, Michel Enríquez y Yadier Pedroso se robaron protagonismo en las discusiones, sobre todo la del máscara villaclareño, todo un ícono de la receptoría antillana, con casi tres lustros en la selección nacional y 22 campañas en casa. ¿Se fue injusto? ¿Hay elementos suficientes para excluirlo? ¿Era el momento del cambio en una posición tan compleja?

Vayamos por parte. La explicación pormenorizada del mentor Víctor Mesa y su colectivo técnico sobre los peloteros que muchos pensaban que estarían y no están, pueden o no convencer a algunos sobre la dinámica de grupo que se pretende con los seleccionados, pero nadie podrá negar que ha sido la revolución más arriesgada de cuántas se han emprendido en nuestro deporte nacional en los últimos quince años.

De Pestano se habló con elegancia. Se reconoció sus excepcionales condiciones como cátcher —para algunos el mejor desde 1959—, se elogió su entrega y dedicación por tantos años, su patriotismo y su amor por el béisbol más allá de si su carácter simpatiza o no con los directivos. Y esto quedó claro en la conferencia de prensa.

Los argumentos brindados para no estar en la selección cubana fueron su reciente enfermedad (varicela), el bajo rendimiento en la presente serie y el más importante: los seleccionados pueden cumplir con igual o mejor calidad el desempeño que él tenía en el equipo. Y aquí es quizás el punto más polémico, pues todavía existe la duda de si una maestría como la Pestano es posible imitarla en un evento como el que se avecina.

Sin embargo, los criterios divididos en la propia Comisión Técnica hablan a las claras que sopesaron todas esas ideas y más. No es menos cierto que muchos también han argumentado, sobre todo en los últimos cuatro años y ante la continúa pérdida de campeonatos internacionales, ¿hasta cuándo los mismos nombres, por qué no darle oportunidades a otros talentos crecidos y maduros con la fuerza del juego diario?

Pestano no está liquidado, como rezan sus enemigos, pero tampoco es hoy el mismo del 2004 o el 2006, cuando acarició su título olímpico y la plata del Clásico Mundial, respectivamente. Pestano está consciente de la pujanza de los jóvenes, aunque como buen guerrero, enseñó sus credenciales hasta el último momento.

Considero que el punto menos valorado en todas las discusiones es que, dada las atribuciones merecidas y reclamadas por todos para un director —no alguien que cumplirá órdenes o instrucciones—, en el juego que pretende imponer Víctor Mesa en el Tercer Clásico, Pestano no le encaja. Y eso es tan válido como el sentimiento de dolor que hoy experimenta el receptor naranja y todos sus seguidores.

Bajo esa misma filosofía —y no capricho, porque dirigir es un arte, salga bien o mal después—, tampoco entraron Michel Enríquez, Alexander Malleta, Yasmani Tomás, Yadier Pedroso, entre otros peloteros que hicieron la gira asiática hace apenas unos meses. Influyó el rendimiento de la temporada actual, pero no fue mecánico, sino que se complementó con el tipo de escuadra que quiere presentar Víctor: rapidez, versatilidad, poco scouteada (salvo las excepciones de Yulieski, Cepeda, Despaigne, Abreu), balance de juventud y experiencia, y sobre todo, mucho sentido de grupo, de colectivo, lejos de ese cierto desánimo en el terreno con que vimos (basta recordar 2010 y 2011) a nuestras selecciones nacionales.

Pero si las exclusiones levantaron polémicas, las inclusiones de los pineros Luis Felipe Rivera, Andy Ibañez, Raciel Iglesias y Wilber Pérez, del matancero Yadier Hernández y de los lanzadores Danny Betancourt y Vicyohandri Odelín recibieron también, en todas las plazas del país, los criterios más encontrados, para bien y para mal.

En lo personal, lo más sorprendente no es Ibañez —dada la crisis en segunda base hoy —, ni el regreso de dos serpentineros que vistieron la camiseta de Cuba en varias oportunidades. Eléctrico es Luis Felipe Rivera, que a sus 35 años corre como pocos, defiende como un león el primer cojín y además fildea en los jardines. ¿Será esta su gran oportunidad como fue la de Yoandry Garlobo y Ariel Borrego en el primer clásico? Víctor confía que sí.

Sin embargo, sigue pareciendo que en entre los jugadores de cuadro cabía una tercera base más o un utility que jugara esa posición, por delante de un sexto jardinero como Yadier, quien quizás juegue muy poco y no tenga la opción de moverse a la antesala como sí la hubiera tenido Yurisbel Gracial, otro de los preseleccionados que se manejó hasta el último momento, según la propia Comisión Técnica.

No obstante,  y esto es un elemento a no perder en cualquier análisis, hasta el 20 de febrero, Cuba podrá hacer cinco cambios, los cuales pudieran corregir ese sexto jardinero por otro tercera y al menos dos lanzadores más, si finalmente Yadier Pedroso, Dalier Hinojosa, Pablo Millán Fernández y Erlis Casanova logran convencer a la dirección del equipo que tienen las condiciones físicas y la mentalidad que exige la escuadra cubana para este Clásico, quizás el más difícil de los tres celebrados hasta la fecha.

Aplaudo siempre la valentía del riesgo y el cambio, aunque eso implique una primera resistencia. Víctor Mesa reiteró que el trabajo solo rendirá frutos si alcanzamos las esperadas victorias y llegamos al menos a la semifinal del Clásico Mundial. Por el momento, reconozco que no es el equipo que muchos quisieran, pero tiene la marca de su mánager y si sobre él se depositó toda la confianza, lo correcto es dejarlo actuar y sacar luego las conclusiones.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s