Cuba en la Segunda Guerra Mundial

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se comenta que entre mediados de 1942 hasta principios de 1944 siete buques cubanos fueron hundidos por submarinos alemanes (U-Boot), en acciones donde perdieron la vida mas de ochenta marinos cubanos y tres americanos.

Estos barcos fueron cañoneados y torpedeados por estos navíos procedentes de Alemania que merodeaban, en funciones de espionaje, nuestras aguas territoriales.

Como evocación de estos fatales encuentros existen por lo menos, dos monumentos erigidos a los caídos marineros cubanos. Uno de los cuales esta ubicado en la Avenida del Puerto y Calle O Reilley, en un obelisco frente al mar en el municipio Habana Vieja y el otro se encuentra en la ciudad de Cienfuegos, en el parque El Mambí, que queda frente al Centro recreativo Los Pinitos. Este monumento fue construido gracias al aporte de los vecinos del barrio Reina, para dejar un recuerdo de los marineros victimas que viajaban en el buque mielero Mambí.

Finalmente, en el tema marítimo de guerra, cuenta el libro Tras la huella alemana en Cuba, que un caza submarino de bandera cubana (CS – 13) el día 15 de mayo de 1943 pudo hacer zozobrar un submarino espía alemán al sureste del faro situado en el Cayo Bahía de Cádiz, cerca de Nuevitas

Continuando con el tema de la relación cubano-alemana durante la II Guerra Mundial leemos en el libro que, una vez declarada la guerra a Japón, Italia y Alemania en nuestro país se crearon campos de internamiento, llamados también campos de concentración del enemigo o cárceles en el municipio de Arroyo Arenas para mujeres y otros para hombres en Tiscornia, Torrens y la otrora Isla de Pinos.

En 1941 arribo a Cuba, el espía alemán Heinz August Kunning, quien utilizando el falso nombre de Enrique Augusto Lunin y aprovechando sus conocimientos de telegrafía y radio mecánica, bajo la fachada de un discreto comerciante de origen latinoamericano, recopilaba importantes informaciones y datos de diversa índole sobre las producciones azucarera, cafetalera y tabaquera cubanas.

También el espía germano se ocupaba en informar a los cuerpos de inteligencia alemana sobre el tonelaje, la capacidad y las posibilidades náuticas de la flota marítima cubana que realizaba sus travesías entre los puertos cubanos y los puertos receptores europeos, de Estados Unidos y de otros países del sur continente americano. Estas últimas informaciones posibilitaron las acciones de hundimiento de los barcos cubanos Santiago de Cuba y Manzanillo, en 1942, como citamos en párrafos anteriores.

Descubierto por las fuerzas de inteligencia cubana se le ocupo mapas, croquis y planos de centros comerciales cubanos y diferentes equipos de comunicación tanto receptores como trasmisores de largo alcance y documentos demostrativos de sus contactos con otros agentes nazis, así como un curiosa pistola-lapicero, que se encuentra, en la actualidad, expuesta en el Museo y Biblioteca Pública Oscar María de Rojas, en Cárdenas, Matanzas.

Esta curiosa arma de fuego ocupada al espía nazi, mide 14,5 centímetros de largo por 2,5 de ancho. Se fabricó en Estados Unidos, pues presenta grabada la inscripción: The Lake Erie Chemical Co. Cleveland Ohio,USA.

De calibre 12 mm. y de un solo tiro y con un disparador en forma de botón este adminículo letal es del tipo de arma llamada Pistola de bolsillo o Pistola lapicero, la que estuvo de moda a finales del siglo XIX y en las cuatro primeras décadas del siglo XX. Era usada, principalmente, por viajeros, jugadores, profesionales, mujeres ligeras y espías de muchos países del mundo.

Por: Raúl Martell

Fuente: Cubarte, Portal de la Cultura Cubana.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s