Estrés, festividades y mujeres

Estrés, festividades y mujeres

Un exceso de presión en la organización de actividades festivas puede conllevar a daños en los corazones en determinadas mujeres.

Ellas muchas veces son las que asumen la mayor parte de las tareas organizativas de bodas, fiestas, onomásticos o las recién finalizadas actividades por Navidad y fin de año.

TAREAS ESTRESANTES

Asumir las complejas tareas culinarias para un gran número de personas, salir a comprar regalos, ajustar reservaciones en hoteles o restaurantes, comprar pasajes de viaje y muchos otros detalles pueden conllevar a un estrés capaz de provocar daños en el corazón.

Todos estos eventos de carácter feliz pueden colocar a las atareadas mujeres en situaciones riesgosas para su salud cardiaca.

CARDIOMIOPATÍA INDUCIDA POR ESTRÉS

Ya han sido reportados unos cuantos casos de cardiomiopatía inducida por el estrés en temporadas festivas.

Sucede cuando estas mujeres asumen una gran presión en períodos cortos y limitados de tiempo y sobre todo cuando la situación se complica con otro evento estresante como puede ser la enfermedad inesperada de un familiar, un fallo en una reservación turística, faltante inesperado de dinero por mala planificación, etc.

Si estas situaciones no se previenen y no se toman en cuenta en relación la salud de ellas pueden sobrevenir situaciones desagradables capaces de amargar, en pleno jolgorio, a todo un colectivo familiar.

ESTRÉS Y CORAZÓN

La cardiomiopatía inducida por situaciones estresantes se presenta cuando las hormonas del estrés, segregadas en demasía en estas etapas, debilitan al ventrículo izquierdo del corazón, su principal cámara de bombeo sanguíneo.

Esta afección es más común entre las mujeres de 55 a 75 años. La persona afectada, de momento, puede referir dolor en el pecho o falta de aire en medio de su intenso estrés, bien sea de corte emocional o físico.

En estas temporadas dichas mujeres pueden tener un aumento no previsto de la presión arterial y, por ende mayores probabilidades de dolores en el pecho, palpitaciones y en casos extremos accidentes cerebrovasculares.

Por eso es muy necesario, en las mujeres con antecedentes de hipertensión arterial, tener un control familiar e incluso médico muy cercano cuando se encuentran bajo el estrés derivado de estas festivas situaciones.

AYUDANDO A NUESTRAS ESFORZADAS MUJERES

Muchas de las tareas encomendadas a una sola persona pueden distribuirse entre varios miembros de la familia.

Es muy importante facilitarles tiempo a estas insustituibles amas de casa para motivarlas y dedicarlas a hacer cosas capaces de ayudarlas a aliviar el estrés.

Ellas pueden emplear tiempo hacer ejercicios como caminar o correr, planificar horarios para un buen paseo con un ser querido, practicar yoga o meditación, etc.

Cualquier cosa en este sentido capaz de aliviar el estrés de estas temporadas, debe hacerse sin la menor duda.

Las actividades alegres y festivas debe ser  para pasarla bien con la familia y con los amigos y no con los médicos en un cuerpo de guardia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s