Pequeñas cosas

A la Felicidad, que no es una estación de llegada sino una manera de viajar, puede encontrársele en los lugares más impensados y cercanos.

Iba caminando despacio, casi solemne. El uniforme de primaria no lo llevaba demasiado sucio para después de un día entero de escuela.

Aunque no debía estar más allá de tercer grado, nadie lo había ido a recoger. De seguro vivía cerca y los padres confiaban en su responsabilidad después de atiborrarlo de consejos sobre mirar bien antes de cruzar la calle, no hablar con ningún extraño e ir derechito, derechito para la casa.
Y estaba cumpliendo al pie de la letra. Mientras los otros muchachos andaban revoloteando por las aceras, metiéndose con el de más alante,  tratando de tumbar un mango… él iba solo y concentrado.
Pero no era eso lo que le distinguía. En su breve mano llevaba, cual si fuera un ramo de flores, un haz de lápices de colores.
Todos con la punta recién sacada, evidentemente cuidados, se le desgranaban sobre el puño cerrado formando un conjunto multicolor y brillante que, a las cinco y tanto de la tarde calurosa y polvorienta, delimitaba una isleta a salvo del bullicio y otras espinas.
Parecía un novio presto a entregar su ramo, porque hasta llevaba el brazo un tanto extendido.
Pero era para distanciarlo y disfrutar del conjunto. Mientras un paso seguía al otro de modo automático,  sus ojos andaban del rojo al violeta, del verde al amarillo, del naranja al azul, entretejiendo trazos coloreados en el aire.
De seguro iba anticipando el dibujo que haría y lo mucho que iba a disfrutar con ese sol inmenso que pintaría: amarillo y más amarillo, naranjas, rojos, girando y girando en una esfera que él sentirá tibia y de luz como debe ser todo buen sol.
El niño de los colores como ramo de flores pintará cielos, peces, animales innombrables… y junto con ellos volará o andará con pisadas rotundas de gigante; rugirá entre selvas o braceará  entre fondos azul añil con olor a limón o mandarina, él escogerá.
Me gusta imaginar que ese niño será feliz con sus lápices y yo he sido feliz contemplándolo.
En realidad, a veces es fácil ser feliz; el asunto está en comprobar que la Felicidad no es una estación de llegada, sino una manera de viajar, como algunos aseguran.
Los daneses han emplean una palabra que no tiene exacta traducción a ningún otro idioma y define lo que es “bueno para el alma”: el hygge, se pronuncia juga. Dicen que tal vocablo derivó de un término noruego semejante que equivale a bienestar.
Los residentes en Dinamarca declaran que hygge es algo así como una actitud existencial que le resta importancia a los intereses materiales privilegiando el sentirse bien con uno mismo y con los demás; disfrutar de las cosas pequeñas y cotidianas como un niño que lleva sus lápices de colores cual ramo de flores.

Escrito por  Vladia Rubio / Especial para CubaSí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s